Reportaje del ABC. Así será la quema de pasto del arroz a partir de ahora en los municipios sevillanos

Noticia tomada de Agrónoma ABC.

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta, Carmen Crespo, ha presidido el acto de adhesión de los ayuntamientos de Coria del Río, La Puebla del Río, Los Palacios y Villafranca, Aznalcázar e Isla Mayor y representantes del sector arrocero a un protocolo para la implantación de un nuevo modelo de gestión sostenible para la quema de los rastrojos generados tras la recolección del cultivo.

Crespo ha explicado que el objetivo es ofrecer «una respuesta unificada y coordinada» que minimice el impacto a los núcleos de población colindantes, como ya está sucediendo en los primeros días de aplicación. De esta forma, las tres partes implicadas se comprometen «con la sostenibilidad económica y ambiental» y apuestan por un «modelo de gestión para la quema de rastrojos basado en la previsión de distintos escenarios meteorológicos».

Durante el último año, todos los actores implicados han formado parte de una mesa de trabajo para buscar una solución respetuosa con el medio ambiente y que permita avanzar en proyectos de economía circular. Fruto de esta colaboración, se fija como práctica recomendada realizar una gestión de la paja con procedimientos distintos a la quema y, en caso contrario, se definen las condiciones y requisitos necesarios para proceder a éstas de forma segura.

Explorar otros usos

Además, y como ha avanzado la consejera, a través del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) se va a fomentar la investigación y transferencia de conocimiento para estudiar las posibilidades de incorporación de la paja en el terreno y para explorar otros usos como recurso biomásico.

«El empleo de métodos productivos compatibles con las exigencias de protección del medio ambiente y la conservación del medio natural es uno de los objetivos remarcados en la nueva Política Agraria Común (PAC) y, cuanto más avancemos en este terreno, más beneficios tendrán los agricultores y ganaderos andaluces, los primeros interesados en cuidar el campo», ha señalado.

Tres escenarios para permitir o no la quema

En base al nuevo modelo, y fruto de un equipo técnico multidisciplinar, se analizan los tipos de dispersión de partículas y se establecen tres escenarios meteorológicos para permitir o no la quema por polígonos de superficie sin generar molestias, se programan las parcelas sobre las que se actúa, se fijan turnos y horarios atendiendo a las condiciones agronómicas, se llevan a cabo vigilancias y se proponen criterios geográficos y de dilución para mantener siempre el nivel de contaminantes por debajo de los índices permitidos.

Por ejemplo, no deben realizarse quemas ni el día que llueva ni el siguiente, para evitar que el combustible esté muy húmedo y provoque más humo. Y está desaconsejada la quema de restos de cultivos en parcelas a menos de 1 kilómetro de un núcleo de población o una franja de seguridad de 400 metros en las parcelas con influencia forestal.

Por su parte, los ayuntamientos firmantes del protocolo manifiestan su voluntad de adaptar las ordenanzas municipales para promover el dictado de bandos municipales que recojan de manera homogénea los requisitos de quema de la paja; y las entidades representativas del sector arrocero (Federación de Arroceros de Sevilla, UPA, Asaja y Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía) promoverán la adopción de este modelo de gestión, fomentando su conocimiento por parte de todo el sector, manteniendo una interlocución activa con los ayuntamientos y con la propia Consejería, de forma que el modelo pueda ir adaptándose y mejorándose durante la campaña de cultivo.

Sevilla, principal productora de arroz

El cultivo del arroz ocupa en Andalucía una superficie cercana a las 40.000 hectáreas. Estas cifras sitúan a la comunidad en el primer lugar en superficie y producción dentro de España. El cultivo se sitúa principalmente en la provincia de Sevilla (el 93% del total), en la comarca del Bajo Guadalquivir, y el resto en la provincia de Cádiz, en la comarca de La Janda.

El rendimiento medio del cultivo se sitúa en los 9.000 kg/ha, el más elevado de Europa, lo que da lugar a unas producciones totales de aproximadamente 360.000 toneladas, casi la mitad de todo el arroz que se produce en España.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *